top of page

No es posible huir, solo es posible enfrentar y superar.

Actualizado: 25 jul 2019

"Si no tuviéramos este momento presente, no tendríamos oportunidad de hacer nada".


A todos nos ha sucedido que a veces nos encontramos en un lugar donde nuestro presente se hace muy difícil de aceptar, incluso, imposible de agradecer. Se nos presentan situaciones o sentimientos que no deseamos en nuestra realidad, entonces, comúnmente, optamos por repelerlos o quizás por querer expulsarlos de nuestra vida, intentando alejarnos de allí pero no sabemos cómo, y justamente el hecho de renegar del presente es el que nos deja anclados a ese lugar.


Por lo general pensamos que aceptar nuestra realidad es resignarse a lo que estamos experimentando, resignarnos por que es mala suerte o es nuestro karma y esto nos lleva a estar en un presente lleno de angustia y sufrimiento, sin saber que las situaciones o experiencias que estamos viviendo van mas allá..


La aceptación es vivir nuestras experiencias con sabiduría, es saber que si yo estoy viviendo alguna situación no es "por algo", si no, "para algo" que yo debo de aprender o trascender, es concebir, que gracias a la experiencia que estoy viviendo me puedo conocer a mi mismo., mientras que la resignación tiene que ver con mirar las experiencias con dolor.


De una conferencia de unos de mis autores favoritos en materia de consciencia y transformación les comparto lo siguiente:


“La aceptación siempre es transformación”. Cuando yo acepto una experiencia y me alejo del posicionamiento del victimismo, estoy siendo sabio, por tanto, aceptación es sabiduría, resignación es dolor y sufrimiento. Aceptación es movimiento, resignación es apatía, quietud, quedarse quieto sin hacer absolutamente nada, el poder está en nosotros y esta en nuestra mente. Tenemos un poder, y es que yo siempre puedo elegir como vivir cada experiencia, cada situación y cada relación.

Cuando Matias (mi hijo) partió, para mi era muy difícil aceptar y agradecer esa experiencia pues ¿quien agradece el hecho de que tu hijo no pueda estar contigo?, sin embargo, poco a poco he ido comprendiendo que el agradecer no tiene que ver con agradecer que haya partido, si no, el hecho de agradecer por todas las bendiciones que trajo a mi vida, a la vida de mi familia y al mundo con su presencia!, agradecer cada minuto que me regalo, agradecer todo lo que he aprendido con tan solo saber que venia en camino, agradecer que gracias a su presencia pude conocer cosas de mi misma que pensé que no estaban en mi como son: la fuerza, el poder y el amor verdadero sin juicios ni limitaciones.


Cuando miramos nuestra realidad con los ojos bien abiertos, con toda nuestra atención, con un sentido de apertura y neutralidad, comenzamos a mirar un poco más allá de lo que se veía a simple vista. De esta manera es como permitimos que nuestra inteligencia natural nos pueda asistir para trascender cualquier cosa.


Tratar de no vivir lo que tenemos que vivir, es un intento desesperado por evitar el miedo que sentimos por esa situación. Pensamos que al negarlo lo estamos trascendiendo, pero en realidad así lo estamos perpetuando y alargando. La única forma de trascender una situación es aceptar el lugar donde nos encontramos hoy, pese a que pueda ser un momento que no deseemos vivir. Es como aceptar el trago amargo de una vez y para siempre.


La vida es una gran oportunidad para sacar afuera el maravilloso Ser que tenemos dentro y nuestra vida siempre consistirá en eso. "No es posible huir, solo es posible enfrentar y superar."


Cuéntame si tu has aceptado y trascendido alguna situación o experiencia dolorosa, tal vez, tu historia pueda inspirar a muchas personas.

Escribe aquí 💌


Con amor

Gaby.