top of page

La Muerte, Una Invitación a Reflexionar La Vida

Intentemos en principio definir qué es la muerte sin olvidar que en otros tiempos y culturas la muerte no se lloraba, el sufrimiento de quienes quedaban podía ser un obstáculo en esa partida final y por ello estaba mal visto. En otras culturas los ancianos elegían cuándo morir. En varias cosmovisiones la muerte era celebrada y un ritual funerario deviene en una fiesta, porque sabían que era el paso a un lugar mágico, solo los elegidos por los dioses tenían el privilegio de pasar a otra dimensión en la cual su esencia viviría por siempre.


La muerte es el protocolo de salida, sin embargo antes de ese definitivo momento, recibimos miles de oportunidades para descubrir la vida y disfrutarla, es decir, “La muerte no es amarga para quien vivió bien.”

La muerte es el amanecer de otro tiempo.

Es muy triste sólo para quien no vivió plenamente. La muerte es un cambio de circunstancias, ella camina siempre a nuestro lado, incluso a veces se pone delante, para recordarnos que aún estamos vivos. La muerte habla el idioma de la inmortalidad y habita el terreno de la eternidad. Si miras de frente al sol y a la muerte, terminarás llorando, entonces es preferible contemplar la muerte desde una vida feliz. Sin embargo para quienes conocen la plenitud, la muerte será el amanecer de otro día.


Podemos decir también que la muerte es una invitación a reflexionar la vida, es la noche de la existencia, y una invitación para acumular vida, es decir para morir bien. Nacemos desnudos y al morir nada podemos llevar, entonces, ¿por qué vivir para trabajar y llenarnos de cosas? Hay gente que se pasa la vida muriendo, es ridícula la muerte de quien no estaba vivo. ¿Cuánta gente hizo de la infelicidad su tumba? Es probable que la mayoría de los que se suicidaron, aún no habían empezado a vivir. Recuerda tu muerte, tu vida te lo agradecerá.


Si lo único seguro en la vida es la muerte, temerla es no haber entendido la vida. La muerte no es sólo dejar de vivir, porque también es posible no estar vivo ni estar muerto simplemente estar sobreviviendo. No sólo tenemos que soportar la muerte, también la vida tiene que soportarnos y a menudo sin haber aprendido a vivir.

Creo que pensar un poco en la muerte nos ayuda a vivir con más intensidad existencial.


El miedo a la muerte esconde un miedo a la vida. Un día me dije: “Ya he muerto demasiado, ahora quiero vivir” desde entonces empezó mi vida.


Dado que estamos inevitablemente condenados a muerte, tengamos cuanto antes claro lo que queremos hacer antes de partir. Decía Epicuro: "En realidad nunca nos encontramos con la muerte, porque mientras vivimos ella no está y cuando llega ya no estamos".


La propuesta de la vida es que tomes a cada muerte cercana como un recordatorio para generar conciencia de fugacidad y simultáneamente pasión desapegada por la vida. Entonces habremos alcanzado el vivir de vivir bien y estaremos habilitados para que nuestra muerte sea una fiesta diferente.


Vive porque tu estas aquí para algo más grande que “sobrevivir”, estas aquí para hacer algo especial con el mundo, tu propósito es encontrarlo y compartirlo.


Así que Vive Ya! Que es lo único urgente, por que no hay tiempo que perder, ama, ríe, baila, perdona, perdónale, sueña, abraza, di te amo, lo siento, perdón y gracias a la vida, a tu cuerpo, al aire, al sol y a las estrellas. ¿Cuánto mas vas a esperar?


Morir bien tiene que ser el último capítulo de una vida bien vivida, porque si te vas a morir, como mínimo vive bien y si aún no lo estás haciendo, comienza a disfrutar tu vida cuanto antes.



Este post se lo dedico a mi Padre quien siempre me ha impulsado que viva la vida de mis sueños y a mi hijo que su muerte fue una razón para vivir!!


Te regalo esta canción. https://www.youtube.com/watch?v=R8owEeEJoxw


A vivir!

Con amor

Gaby.